De todos los colores, el azul es el símbolo de numerosos sentimientos positivos, desde la confianza que nos inspira el uniforme de un policía hasta la comodidad y la fiabilidad de unos tejanos. En determinadas culturas, el azul es un color sagrado, mientras que en otras representa el esfuerzo en el trabajo. Y para todos nosotros, el azul nos transmite pureza y una sensación de estabilidad que está directamente vinculada a la belleza atemporal del mar y el cielo.

Cuando utilizamos el azul en el hogar, no solo crearemos un entorno tranquilo y armonioso, sino que además es el tono ideal para habitaciones pequeñas que necesitan más luz, ya que crea la impresión de que las superficies están más separadas, aumentando así la sensación de espacio. Y cuanto más pálido sea el azul, mayor efecto tendrá. Por eso no nos sorprende que sea el color favorito en todo el mundo...

Colores de la imagen