Las habitaciones de los hoteles boutique pueden ser relajantes y tranquilas, o también atrevidas y espectaculares, pero sin duda en cada una de ellas hay equilibrio y una coordinación muy cuidada. Si quieres darle un aire elegante y sofisticado a un espacio, basa tu esquema en una paleta de dos o tres colores. Los neutros fríos junto con tonos intensos y suntuosos como el peltre, carbón, lila grisáceo y el blanco pluma aumentan la sensación de espacio a la vez que evocan la opulencia de un hotel de cinco estrellas.

Para conseguir un estilo más espectacular pinta una pared de un color vivo e intenso, como el añil, ciruela, verde azulado oscuro, naranja cítrico o rojo arándano. Estos tonos opulentos y suntuosos crearán un ambiente íntimo y acogedor. Realza este estilo con suelos con relieve y accesorios, tales como una alfombra de sisal o ropa de cama plisada.

Colores de la imagen