Los colores vivos y brillantes son tu arma secreta a la hora de imitar la luz natural en un baño sin ventana. Ni te acerques a la gama de colores más oscuros; hay que pintar las paredes con variantes pálidas de colores cálidos, como el amarillo botón de oro, rosa y tonos marinos del azul aqua. Selecciona un color dos o tres tonos más claro para las molduras y el techo. Además de definir el espacio y proporcionar un contraste visual, desviará la vista de las zonas más oscuras.

La iluminación también desempeña un papel importante. Pon una luz cálida con un regulador de intensidad encima del tocador y de la ducha para que resplandezcan los tonos cálidos. ¿Quieres hacer un cambio rápido? Una apuesta segura es colocar un espejo grande encima del tocador para atenuar la luz artificial de manera espectacular.

Colores de la imagen