Aguas del Nilo

Imagínate que eres un viajero en la época victoriana y que estás disfrutando de un exótico crucero por el río Nilo. Puede que resulte difícil de creer hoy en día, pero en la época victoriana las relucientes aguas del Nilo eran de un hermoso tono verde azulado al que los autóctonos llamaban “eau de Nil”, que se traduce literalmente como “aguas del Nilo”. Este pálido y delicado color se hizo muy popular a finales del s. XIX, sobre todo en la glamurosa época del art déco.

El encanto del viejo mundo

El verde nilo evoca imágenes de veladas tranquilas navegando por aguas exóticas de tierras muy lejanas. Recrea este ambiente de ensueño en tu propio hogar combinando el verde nilo con blancos crema, como el marfil y el calicó, y azules terrosos. Este tono, que es lo bastante sutil como para pintar toda una habitación con él, es ideal para dar un aire sereno a dormitorios, salones y habitaciones infantiles. Si prefieres un look más atrevido, añade toques de azules y verdes más oscuros, o combínalo con el cobre, mostaza o incluso una pincelada de rosa intenso para crear un ambiente más clásico.

Colores de la imagen