El azul, de aspecto enigmático, evocador y calmante, sugiere imágenes de cielos impenetrables a medianoche, lagunas de tonalidades azul verdoso y huevos de pato moteados. Al parecer el color azul baja la tensión arterial, disminuye el ritmo cardíaco y reduce la ansiedad; por eso es un tono ideal para la decoración de dormitorios.

Es difícil equivocarse con el azul, pero lo ideal es encontrar el tono adecuado que encaje con el tamaño de tu habitación. Las tonalidades pálidas, como el azul cielo, aguamarina y el azul claro dan sensación de amplitud y espacio y ayudarán a que tu dormitorio parezca más grande y luminoso. Por el contrario, los tonos más oscuros como el denim, añil o el azul pizarra son sofisticados y cálidos y darán un aspecto más íntimo a habitaciones grandes. En caso de que elijas un azul claro como el color principal para una habitación, compleméntalo con tonos cálidos en el mobiliario y las telas.

Colores de la imagen