¿Vas a pintar un salón con detalles de época? Estás de suerte: repisas, estanterías empotradas, ventanas, entradas en forma de arco y molduras suponen una magnífica oportunidad para añadir un punto interesante a tu espacio mediante el color. Por norma general, los detalles de época que vemos en casas victorianas quedan bien en tonos naturales suaves como el verde grisáceo, rosa pálido y crema, o matices decadentes de morado, marrón chocolate y carbón.

Si buscas un estilo más contemporáneo, prueba a pintar los rodapiés, arquitrabes y molduras de un blanco luminoso. Si los techos son altos, elige un color un par de tonos más oscuro que el de las paredes. Esto sirve para dirigir la vista hacia abajo y dar al espacio una sensación más acogedora. Así dejarás que los hermosos detalles arquitectónicos sean el centro de atención.

Colores de la imagen