¿Alguna vez has mirado un cielo despejado de un azul intenso y te has sentido relajado y lleno de vida en seguida? Eso se debe a que el azul es un color que evoca paz y tranquilidad ante todo, además de fomentar la relajación física y mental.

Los estudios demuestran que rodearte de colores azules reduce el estrés, y cuanto más pálido sea el tono, más relajado te sentirás. Si te apetece llenar tu hogar de armonía, prueba a pintar de azul pálido las zonas donde más se caldean los ánimos, como el cuarto de los niños, o en habitaciones en las que te gustaría fomentar la relajación, como el baño. Incluso podrías pintar los techos de azul para imitar ese hermoso cielo azul.

Colores de la imagen