No hay nada más apetecible que un esquema de colores inspirado en el arte culinario que haga la boca agua. Destacar una pared es una forma increíble y económica de crear un gran bloque de color en tu cocina. Elige tonos cálidos y suculentos como el verde albahaca, el rojo ciruela y el amarillo limón. De hecho, los estudios muestran que los tonos rojos, naranjas y amarillos estimulan los sentidos; tan solo tienes que imaginar las delicias gastronómicas que puedes crear rodeado de tonalidades mandarina.

Si lo tuyo son toques de colores más discretos, puedes destacar un espacio blanco con complementos de color chocolate intenso o tonalidades moradas. ¿Tu cocina es de madera? Puedes aportar brillo con bonitos colores pastel que seguro que estimulan los sentidos y disparan la imaginación.

Colores de la imagen