A lo largo de la historia, el verde menta ha disfrutado de un estatus casi mítico en las civilizaciones más importantes. En la antigua Roma y en Grecia frotaban hojas de menta trituradas sobre las mesas para dar la bienvenida a los dioses, e incluso hoy en día la gente ve la menta como un símbolo de hospitalidad.

Al igual que la planta, los tonos verde menta pueden ayudarte a crear un ambiente estimulante, sobre todo en espacios donde te gusta relajarte y cargar las pilas, como el baño y el dormitorio. Unas pinceladas de verde menta ofrecen un telón de fondo flexible para que destaquen otros colores. Si deseas una combinación de colores elegante de aspecto fresco todo el año, prueba a mezclar tonalidades suaves de menta con blanco, gris pálido o un lila de ensueño.

Colores de la imagen