En un mundo que no para de exigir nuestra atención, es importante crear espacios relajantes en nuestros hogares que nos permitan desconectar y revitalizar nuestros cuerpos y mentes. Para una combinación de colores que calma y vigoriza por igual, no busques más; aquí está nuestra paleta de neutros naturales y ahumados y blancos delicados.

Llena de confianza aunque sin pretensiones, esta tendencia de color se inspira en el uso de sutiles cambios de color y tono para obtener un mayor impacto. Para empezar, crea una base de blanco puro e introduce poco a poco colores con delicados matices, tales como tonos arena pálidos, azules cielo brumoso o un moderno piedra. Estas tonalidades neutras ahumadas aportarán calidez y color sin dominar el espacio. Alfombras y cubrecamas en tonos similares añadirán textura.

Cuando se trabaja con un esquema de colores pálidos como este, la iluminación es tu arma secreta para crear un ambiente acogedor. Con ayuda de lámparas de pie de baja potencia y luces en el techo regulables, procura que la luz sea suave y tenue. Este estilo se centra en la sencillez y la delicadeza, por lo que la clave es crear un espacio discreto que invite a la reflexión. ¡Fuera egos!

Colores de la imagen