Así como un vestidito negro es ideal como fondo de armario, decorar con un toque de negro es una forma atemporal y versátil de marcar tu estilo. Un negro llamativo combina con casi todos los colores para crear un efecto clásico impresionante que llenará de sofisticación el espacio que elijas. El único secreto para que quede bien es recordar que vale más quedarse corto que pasarse.

Aplicado en pequeñas dosis, el negro es el complemento perfecto para dar un toque de color y un telón de fondo espectacular a tus accesorios. Combínalo con tonos refrescantes como el amarillo limón o el verde menta y verás cómo se complementan de maravilla. También puedes probar a mezclarlo con tonos de piedras preciosas como el esmeralda o el rubí para destacar aún más.

Colores de la imagen