Los colores causan un profundo efecto en nuestro estado de ánimo, emociones y concentración; por eso es muy importante elegir bien el color de tu lugar de trabajo. Algunos teóricos incluso creen que determinados colores, como el naranja, pueden influir directamente en la concentración y la creatividad. Al parecer el naranja aumenta el flujo de oxígeno al cerebro, estimulando así la actividad mental, lo que lo convierte en un fantástico color para despachos y oficinas en casa.

Incluso pequeños toques de color pueden marcar la diferencia en tu creatividad y tu productividad. Si pintar las paredes de naranja no es lo tuyo, utiliza colores vivos como el mandarina o el calabaza con moderación o prueba tonos más tierra como el nectarina, rosa anaranjado o atardecer. Utiliza estas animadas tonalidades para destacar una pared o pintar lugares poco comunes, como el interior de las estanterías, para obtener un efecto espectacular. .

Colores de la imagen