La tendencia en rayas que está arrasando en todo el mundo no se basa en colores atrevidos ni en paredes acentuadas. Por el contrario, se trata de utilizar tonos armoniosos que intensifican los colores de forma gradual y ayudan a dar la sensación de que el espacio es más amplio y luminoso. La clave reside en elegir colores contiguos en el círculo cromático, como el naranja intenso y los tonos morados, o el rosa oscuro, semimate y rosa cálido.

Para obtener un acabado delicado, aplica el color en rayas de tamaño idéntico. Si quieres marcar tu estilo, prueba a pintar rayas de anchura diferente o aplica capas de rayas pequeñas de color sobre las rayas más grandes. También puedes usar las rayas para dar un efecto óptico; las rayas verticales harán que el techo parezca más alto, mientras que las rayas horizontales harán que la habitación parezca más ancha. Recuerda que debes dejar suficiente tiempo de secado entre cada raya de color para obtener líneas nítidas.

Colores de la imagen