Desde el blanco puro y el negro intenso hasta los tonos terrosos de gris y beis, los neutros están disponibles en una paleta de colores casi infinita. Son tonos que quedan bien con cualquier luz, a la vez que resultan increíblemente versátiles, ya que se pueden combinar con prácticamente todos los colores, desde suaves pasteles a tonos más espectaculares.

Piensa en el brillo de la madera pulida, el lustre del oro, el bronce o el cobre, la variedad de piedras y gemas naturales. Son colores espectaculares que rezuman personalidad. Utiliza los neutros para atenuar tonos brillantes o unir dos colores opuestos, como el amarillo mostaza y el azul marino o un rojo ciruela con un verde esmeralda. También puedes emplear los neutros para aumentar la sensación de espacio en una habitación oscura. ¡Nunca subestimes el poder de una buena capa de pintura impecablemente blanca!

Colores de la imagen