El rojo desata pasiones. No solo es el color del poder, la fuerza y la energía, sino que también es el color del amor. ¿Alguna vez te han regalado un ramo de rosas rojas? Entonces puede que tengas un ferviente admirador porque las rosas rojas simbolizan sentimientos profundos de añoranza y deseo.

Pero la decoración en tonos rojos no tiene por qué reducirse a los tradicionales lugares de pasión. Aunque los tonos suaves de rojo aterciopelado quedan genial en el dormitorio, las tonalidades ciruela, remolacha y cereza son ideales para espacios que despiertan fervor y creatividad, como la cocina y el despacho.

Colores de la imagen