Divide la habitación en zonas bien definidas

Un salón abierto es una forma magnífica de crear una sensación de continuidad entre el comedor, la sala de estar y la cocina, y el color desempeña un papel muy importante a la hora de crear este look.

Decorar una habitación grande puede parecer al principio una tarea abrumadora, pero si divides el espacio en zonas bien definidas, te será mucho más fácil elegir una combinación de colores. Decide dónde empiezan y terminan el comedor y la sala de estar indicando dónde colocarás los principales muebles, y ten estas zonas siempre presentes cuando elijas los colores.

Crea puntos de atención con colores que marquen estilo

En primer lugar, para dar sensación de continuidad y coherencia, recomendamos un único tipo de suelo en todo el espacio y después destacar las zonas con toques de color en las paredes para crear puntos de atención.

En esta imagen, el tono blanco frío de las paredes permite que fluya la luz en toda la habitación y acentúa la sensación de espacio, mientras que el tono mora utilizado para definir la media pared ayuda a crear un pequeño refugio que invita a relajarse y socializar dentro del espacio más amplio.

Utiliza la iluminación para crear ambiente

La iluminación a baja altura proporciona una sensación de intimidad y es una forma estupenda de mejorar el ambiente. Para afianzar aún más este look, añade cubrecamas, cojines y alfombras en tonos complementarios para hacer el espacio más compacto y realmente acogedor.

Colores de la imagen