Explosión cítrica

A medio camino entre el amarillo limón y el verde lima, el limón verde o chartreuse es un tono cálido que se denominó así por su parecido con el color del licor dulce francés llamado Chartreuse amarillo, que se introdujo en 1838.

El chartreuse, un color vivo que llama la atención, puede oscilar desde un amarillo cítrico pálido hasta un lima neón vivo. En su versión más pálida, el limón verde queda genial en las paredes para crear espacios rústicos inspirados en la naturaleza; en su versión más intensa y atrevida, causa un efecto espectacular como tono de resalte.

Marca tu estilo

Unas pinceladas de chartreuse hacen maravillas a la hora de romper la monotonía de los neutros en una habitación, especialmente cuando se utilizan en espacios poco habituales, como los ribetes de las ventanas, los marcos de las puertas y dentro de estantes y estanterías.

Si se utiliza para resaltar, el limón verde es el complemento ideal para el gris marengo y aportará luminosidad si se combina con un blanco brillante. También quedará de fábula combinado con blanco y con tonos de madera cálidos, como el roble.

Colores de la imagen