¿Tu entrada es oscura y poco acogedora? Con unos cuantos trucos de pintura, transformarás este espacio en un lugar claro, espacioso y agradable. Los colores reflectantes como el crema, el amarillo pálido y el blanco brillante engañan a la vista y dan sensación de espacio y luminosidad. Además, ayuda a reflejar la luz natural que se filtra a lo largo del día y potencian la luz artificial por las noches.

Un punto de atención llamativo al final del vestíbulo es un modo inteligente de desviar la vista de las paredes y acrecentar el interés. Una pieza artística espectacular o un espejo darán sensación de claridad al espacio o, si te sientes creativo, pinta un panel destacado o usa cinta de enmascarar para crear rayas espectaculares.

Colores de la imagen