El morado, una mezcla que combina el carácter relajante del azul y la pasión del rojo, encarna todas las características de la creatividad: sabiduría, independencia, valor y confianza.

Si quieres estimular los sentidos y dejar que aflore tu creatividad, prueba a pintar tu estudio, biblioteca o despacho con un estimulante tono morado, como el berenjena, el añil o el ciruela intenso. Para un estilo más sutil, combina tonos suaves de lavanda y violeta con tonalidades crema y beis para crear una sensación más elegante y relajante.

La afinidad que tiene el morado con el azul y el rojo también lo convierte en un color ideal para decorar un cuarto infantil. Puedes pintar una pared con un tono brillante de morado para llamar la atención o resaltar una combinación de colores neutros con accesorios y mobiliario en tonos violeta. A eso se le llama creatividad.

Colores de la imagen