La tendencia de los bloques de colores ha saltado de las páginas de las revistas de moda a las paredes de nuestras casas con resultados espectaculares. A la hora de elegir colores, no existen normas absolutas, pero si quieres conseguir un impacto total, la clave reside en el uso de tonos que contrasten. Prueba el amarillo mostaza y un violeta intenso ahumado o un verde esmeralda y un blanco vivo. Para conseguir una sensación más suave, elige dos colores complementarios, como el gris metálico y un azul oscuro.

Un buen consejo es elegir colores que ya forman parte del espacio, dado que así se conseguirá una combinación de colores más coherente. ¿Estás pintando una casa de época o un espacio con características muy definidas? Elige un color para las paredes, otro tono para los huecos y un tono más vivo para la campana de la chimenea. Refuerza el look con complementos en colores igual de intensos.

Colores de la imagen