En el enloquecedor mundo en el que vivimos, resulta reconfortante saber que los colores del pasado siguen rodeándonos a través de la moda, el diseño y los interiores. Hoy en día es frecuente ver suaves tonalidades de oro viejo en cualquier lugar, desde las pasarelas de Nueva York y París hasta los filtros de imagen vintage que aportan un aire nostálgico a nuestras fotos digitales.

Si los empleamos en el hogar, los tonos oro viejo y cobre reluciente añaden un aire de sofisticación, mientras que los sutiles matices amarillos levantan el ánimo y resultan acogedores. Para un look moderno, combina un dorado con tintes amarillos con un blanco luminoso o recrea la glamurosa época art déco combinando el oro viejo con suaves tonos envejecidos de rosa y pergamino pálido.

Colores de la imagen