Desde los tonos más oscuros de café y chocolate pasando por tonalidades más claras de castaño dorado y moca suave, los marrones achocolatados son capaces de transformar la decoración de cualquier habitación en un espacio suntuoso y sofisticado.

Si te gustan los estilos recargados en el salón, combina un tono aceituna medio con un chocolate intenso y una tonalidad más clara de marrón dorado. En el baño, crea un efecto balneario de infarto combinando tonos azules fríos, crema y marrón espresso. Crea un efecto espectacular en la decoración del dormitorio compaginando el marrón con suaves tonos dorados como el ámbar o azafrán o, para un estilo más fresco, añade un toque de rosa oscuro.

Colores de la imagen